• Jesús López

Mosca del desagüe (Clogmia albipunctata)


Este pequeño insecto de apariencia frágil y comportamiento tranquilo, es muy habitual en nuestras viviendas. Las moscas del drenaje son dípteros de la Familia Psychodidae que pueden confundirse con pequeñas polillas por la apariencia sedosa de sus alas. Reciben muchas acepciones, mosca de los cuartos de baño, mosca de la humedad, mosca polilla, mosca del urinario…pero a mí, sin que sirva de precedente, la que mejor me cuadra es su nombre común en inglés, drain flies, mosca del desagüe o del drenaje.

Se trata de un díptero cuyas larvas se desarrollan en lugares donde abunda la materia orgánica como sumideros, fosas sépticas, desagües de duchas, lavabos, sótanos, imbornales, pudiendo perfectamente soportar aguas contaminadas, con pH ácido o con baja concentración de oxígeno.

El adulto alcanza un tamaño de unos 4mm. Y tiene una forma triangular en reposo muy característica, como su nombre científico bien indica, posee unas manchas blancas en las alas que, además, presentan abundantes sedas que le dan un aspecto “peludo”.

Tienden a ser bastante pasivos, permaneciendo la mayor parte del tiempo en superficies verticales cerca de sus lugares de emergencia -sumideros, desagües-. Cuando se les molesta, realizan vuelos cortos bastante torpes.

Clogmia albipunctata puede confundirse con otras moscas del drenaje pertenecientes al género Psychoda, pero estas suelen ser de menor tamaño, tienen los puntos de color de las alas diferentes y en reposo las dispone en forma de tejado.

La presencia de mosca del drenaje en nuestras viviendas no debe ser motivo de alarma, pero pueden ser indicadores de un mal sellado de las tuberías de drenaje o de las arquetas de las fosas sépticas. Además, en grandes cantidades pueden provocar reacciones alérgicas y se han dado casos de miasis provocadas por sus larvas.

Para controlar a los adultos se pueden emplear formulados con piretroides aplicados, bien por pulverización o por nebulización. Las larvas pueden eliminarse limpiando las tuberías y aplicando un desatascador químico o simplemente agua caliente. De nuevo, como en otros muchos casos primero deberemos intentar evitar que se den las condiciones adecuadas para su proliferación. En este caso impedir que se acumule agua con gran cantidad de materia orgánica. En lugares como pozos ciegos, su control es más problemático, por lo que deberemos centrarnos en impedir su salida, sellando correctamente las tapas de las arquetas o de las propias fosas sépticas.



11 vistas
BG Nuevo logo 3_edited.png
SELLO WEB.fw.png

 © 2019 Blattagest Todos los derechos reservados.